TACHULA

TACHULA

martes, 5 de julio de 2016

HÉCTOR RIVERA HERNÁNDEZ.....EL RECUERDO DE UNA GRAN INJUSTICIA




PARTE UNO
A LOS MEDIOS INFORMATIVOS DE LA CIUDAD DE COATEPEC Y XALAPA, VERACRUZ,  A QUIENES LOS FELICITO POR UN AÑOS MAS DE VIDA DENTRO DE SU ASOCIACION PERIODISTICA, Y QUE HA SIDO UNO DE LOS GREMIOS MAS ATACADOS Y REPRIMIDOS  DENTRO DEL MAS NEFASTO GOBIERNO QUE NOS HA TOCADO VIVIR, LLEGANDO A CASI LOS 20 DE SUS COMPAÑEROS MASACRADOS VILMENTE Y DE MANERA IMPUNE, SIN QUE HASTA LA FECHA SE HAYA ESCLARECIDO UNO SOLO, YA QUE GENTE INOCENTE Y UTILIZADA COMO CHIVOS EXPIATORIOS PARA JUSTIFICAR SUS CONDUCTAS ILICITAS POR PARTE  DE ESOS FUNCIONARIOS CORRUPTOS, ESTAN PAGANDO ESAS IMPUNIDADES COMETIDAS AL AMPARO DEL “PINCHE PODER” COMO LO DIJERA EL ANTECESOR DEL ACTUAL GOBERNANTE, QUIEN EN MEDIO DE LA LOCURA ENFERMIZA QUE LE HA DADO “ESE PINCHE PODER”, Y AQUÍ HAY QUE DECIRLO, DESGRACIADAMENTE NOSOTROS EL PUEBLO SE LO DIMOS, QUE JAMÁS RAZONAMOS POR LA PERSONA QUE HA DE REGIR LOS DESTINOS DE NUESTRO ESTADO, PERO ESE PUEBLO HA DESPERTADO, SE ESTÁ QUITANDO LA VENDA DE LOS OJOS Y YA LO DEMOSTRÓ DE UNA MANERA PACÍFICA Y LEGAL, PERO ALGUNOS NO LO ENTIENDEN Y QUIEREN SEGUIR PISOTEANDO A LA GENTE MÁS HUMILDE, Y ESO VA A ORIGINAR OTRA CLASE DE INCONFORMIDADES Y LO SABEMOS, Y USTEDES AMIGOS COMUNICADORES, SON QUIENES ESTAN EN MEDIO DEL PUEBLO Y DEL GOBIERNO, POR LO TANTO, MUCHAS VECES NO PUEDEN QUEDAR BIEN CON TODO EL MUNDO, PERO ES PARTE DE SU PROFESION, ES PROFESION QUE SE HA CONVERTIDO EN UNA DE LAS MÁS PELIGROSAS A LA PAR QUE EL DEL POLICIA, DONDE DIARIAMENTE ARRIESGAN LA VIDA Y TAMBIEN LA DE SUS FAMILIARES, ES POR ELLO QUE HAGO LLEGAR A USTEDES ESTA COPIA DE MI ESCRITO DE DENUNCIA ANTE LA COMISION INTERAMERICANA DE LOS DERECHOS HUMANOS, PARA QUE VEAN QUE CUALQUIER PERSONA EN EL MOMENTO QUE EL ESTADO QUIERE, PUEDE DESPARECER, LEVANTAR, ASESINAR, GOLPEAR E INCRIMINARLO DE MANERA IMPUNE, PERO SI PERMANECEN UNIDOS Y ALZAN LA VOZ EN NOMBRE DEL PUEBLO, EL MISMO PUEBLO ESTARÁ CON USTEDES, REITERO MIS FELICITACIONES A TODOS Y A CADA UNO DE LOS MIEMBROS DE ESTA AGRUPACION, Y AGRADEZCO DE MANERA INFINITA A NOMBRE DE MI FAMILIA Y EL MIO PROPIO, EL APOYO BRINDADO DESDE EL PRIMER DIA QUE LOGRE MI LIBERTAD, EN CUYO TIEMPO LA VIDA DURA ME HIZO VALORAR MUCHAS COSAS QUE A VECES SIN QUERER O POR OMISOS OLVIDAMOS, GRACIAS NUEVAMENTE Y ESTAMOS A SUS ORDENES.


ATENTAMENTE.

El suscrito C. Héctor Manuel Riveros Hernández de 64 años de edad, mexicano de nacimiento, con domicilio para oír y recibir notificaciones el ubicado en la calle de AZCARATE Nº 85, ZONA CENTRO, CÓDIGO POSTAL 91000, EN LA CIUDAD DE XALAPA, VERACRUZ, CORREO ELECTRONICO herihe25@gmail.com, TELEFONO 012288 185477 y ex procesado en la causa penal 074/2012 con radicación en el Juzgado Primero de Distrito con sede en la  Ciudad de Xalapa, Veracruz, ante ustedes y con el debido respeto, acudo para manifestar las violaciones, omisiones, acciones e irregularidades que en mi caso se han cometido en contra de mis Derechos Fundamentales así como a las Garantías Individuales que protegen estos Derechos y contenidas en la CONSTITUCION POLITICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, ASI COMO EN LOS PRECEPTOS CONTENIDOS EN LA CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS (Pacto de San José) y además a las Normas que deben de regir en todo Procedimiento Penal, por parte de mis aprehensores los elementos de la Marina Armada de México de nombres FRANCISCO ANDRADE MATA, INRI CRISTOPHER LUNA BECERRIL, FRANCISCO JAVIER REYNA GARCIA, PEDRO SANTIAGO MARTINEZ, DAVID GUTIERREZ GODINEZ, LUIS ANTONIO OCHOA SERRANO, EDGAR OCTAVIO MARQUEZ VILLAREAL, el Secretario de Seguridad Pública del Estado de Veracruz ARTURO BERMUDEZ ZURITA, SU AYUDANTE CAPITAN  OSCAR SANCHEZ TIRADO y dos de sus elementos, así como de la Agente del Ministerio Público Federal Licenciada LEIDY LIZBETH CANACASCO GUTIERREZ, el Juez que conoció de mi causa licenciado  ARNULFO MORALES FLORES, ASÍ COMO EL DIRECTOR DEL CENTRO FEDERAL DE READAPTACIÓN SOCIAL ORIENTE 5, QUE EN ESAS FECHAS FUNGÍA COMO TAL, UBICADO EN LA CONGREGACIÓN DE CERRO DE LEÓN, DEL MUNICIPIO DE VILLA ALDAMA, VERACRUZ, manifestando a ustedes paso a paso y con  toda la verdad y honestidad, lo que sufrí en carne propia debido a esta vil y difamatoria incriminación, así como lo padecido por mi familia, todo lo anterior en base a los Artículo 1º y 8 Constitucional, y aclarando que al momento de mi detención, mi cargo como servidor público, era de Director General de Seguridad Pública Municipal en la Ciudad de Coatepec, Veracruz, por lo que manifiesto a ustedes los siguientes:


H E C H O S:


El día 22 de Septiembre del año 2012, aproximadamente a las 17:45 hrs., llegaron hasta el Palacio Municipal de Coatepec, Veracruz, ubicado en las calles de Arteaga y Matías Rebolledo, en donde se ubican las oficinas de la Dirección General de Seguridad Pública Municipal de esta misma ciudad, elementos de la SIEDO (hoy SEIDO), Marina Armada de México y de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Veracruz, y sin decir nada y mucho menos mediar orden o mostrar algún pedimento legal y expedido por alguna autoridad judicial competente, y sin que tampoco hubiera yo sido detenido en flagrancia o cuasi flagrancia de algún delito, o en posesión de armas, drogas, vehículos robados u objetos producto de algún ilícito o producto de un hecho delictivo, de inmediato fui esposado con las manos hacía atrás y conducido y subido a un vehículo propiedad de la Secretaría de Seguridad Pública del  Estado de Veracruz, donde 2 elementos de esa Secretaría, me aventaron como si hubiera sido un bulto ó algún animal, golpeándome la cabeza y la cara haciéndome unas escoriaciones, por no haber podido meter las manos al ir esposado con las manos hacia atrás como si se tratara de un vil delincuente, subiéndose inmediatamente atrás de mí dos de ellos, los cuales me custodiaron y trasladaron hasta la ciudad de Xalapa, Ver., concretamente hasta el Cuartel de San José, lugar donde se encuentran las instalaciones operativas de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado de Veracruz,  prácticamente en el  centro de la ciudad; cuyo trayecto duro aproximadamente 35 o 40 minutos.


EN ESTE CASO, LOS ELEMENTOS SEÑALADOS, INCURRIERON EN UNA PRIVACIÓN ILEGAL DE MI LIBERTAD, ABUSO DE AUTORIDAD Y LESIONES, VIOLANDO DE MANERA IMPUNE MIS DERECHOS FUNDAMENTALES Y LAS GARANTÍAS CONSTITUCIONALES QUE PROTEGEN ESTOS DERECHOS AL IGUAL QUE LA NORMAS DEL PROCEDIMIENTO QUE DEBEN DE REGIR EN TODO PROCEDIMIENTO PENAL.


Durante este trayecto, los 2 policías mencionados, los cuales iban con la cara cubierta con pasamontañas me empezaron a amenazar verbalmente y a intimidarme, para que les dijera los nombres y direcciones de unas personas que en verdad ni conocía ni conozco, por lo cual al negarme a contestar, me empezaron  a golpear en el estomago y la cara, por lo cual me recosté sobre  mi lado izquierdo para evitar los golpes en el estomago, ya que me quede sin poder respirar, pero aun así, me siguieron golpeando y amenazándome, ahora los golpes eran sobre el muslo derecho en la parte exterior, con el pie y con el puño cerrado, lo que me causo adormecimiento en la pierna, y también me golpearon sobre ese mismo costado, pero ahora sobre las costillas del lado derecho, ocasionándome la fractura de las mismas y que como secuelas de esas lesiones, hasta la presente fecha me afectan la pierna derecha como es  el adormecimiento al estar sentado o al dormir sobre ese costado derecho, así como dolores y molestias en la región costillar del lado derecho, y además fui objeto de la sustracción de las siguientes pertenencias:


Al momento de mi detención, llevaba en mi porta credencial la cantidad de $7,300.00 (siete mil  trescientos pesos), producto de una tanda que me había entregado unos días antes la señora Maribel Juárez Hernández, y que llevábamos entre los trabajadores de esa dependencia de Seguridad Pública Municipal, y que era para pagar algunos adeudos.


También en ese trayecto me recogieron la mencionada porta credencial conteniendo los siguientes documentos oficiales:


Credencial expedida por el H. Ayuntamiento de Coatepec, Veracruz, que me identificaba como Director General de la Policía de ese lugar, credencial expedida por la Secretaria de Seguridad Pública del Estado de Veracruz que me acredita con igual cargo y número de matrícula  de las armas que podía portar para el mejor desempeño de mis funciones, mi credencial de elector y licencia de manejar vigentes, credencial de la Universidad de Xalapa, y copia de cedula profesional como abogado en derecho titulado por la Universidad Veracruzana


De igual manera me recogieron un teléfono celular Blackberry color rojo, un radio teléfono color negro marca nextel propiedad del H. Ayuntamiento de Coatepec, Veracruz,  una cadena de plata con un dije de la santa muerte, unos anteojos bifocales adquiridos en un programa realizado por el DIF Municipal de Coatepec, Ver., con valor de $ 1,300.00 (mil trescientos pesos), una cámara digital marca Canon color negra con plata con valor de $4,000,00  (cuatro mil pesos), regalo de mis hijos del día del padre, y un reloj  marca Citizen color negro con valor de $ 5,000,000 (cinco mil pesos), el cual  era un obsequio de mi esposa, mismo que había sido adquirido a crédito en las tiendas departamentales “Fabricas de Francia” ubicada en la ciudad de Xalapa, Veracruz., y que consta en su estado de cuenta en esa casa comercial.


De todo lo mencionado, los elementos de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado de Veracruz se quedaron con la cantidad de $ 5,000,00 (cinco mil pesos), el reloj, los anteojos y la cámara, todo con un valor de $ 15, 300, 00 (quince mil trescientos pesos).


En este pequeño lapso de 35 ó 40 minutos, fui objeto de violaciones a mis Derechos Fundamentales y a las Garantías Constitucionales y a las normas que deben de regir en todo procedimiento penal, configurándose además los delitos de privación ilegal de la libertad y abuso de autoridad por parte de los elementos de la Marina, SIEDO y Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Veracruz, y abuso de autoridad, golpes, lesiones, tortura, amenazas, intimidación y robo por parte de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Veracruz.


De igual manera, mis aprehensores omitieron de manera grave el registro de mi detención e informar a mi superior jerárquico lo relativo a mi detención, tal y como lo señalaba el anterior Código Federal de Procedimientos penales.


EN TAN SOLO ESTA PARTE, SE COMETIERON LOS DELITOS DE TORTURA, ABUSO DE AUTORIDAD, LESIONES, ROBO,  AMENAZAS E INTIMIDACION, VIOLANDO DE MANERA ARBITRARIA MIS DERECHOS FUNDAMENTALES Y LAS GARANTIAS CONSTITUCIONALES QUE PROTEGEN ESTOS DERECHOS.


Llegamos al Cuartel de San José en Xalapa, Veracruz, aproximadamente a las 18:30 horas, en donde los oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública que me iban custodiando me quitaron las esposas, me  condujeron a jalones y en forma prepotente hasta el patio central de este lugar, y justo a un lado donde está el asta bandera, me obligaron a desvestirme de una manera vergonzosa, humillante y denigrante delante de toda la gente que ahí se encontraba, incluyendo mujeres tanto del personal operativo de esa Secretaría de Seguridad Pública como de 18 policías Estatales que también estaban detenidos y formados en una fila, incluyendo 4 mujeres.


Bajo amenazas e intimidación, y no teniendo otra opción, me quite toda mi ropa, la cual echaron en una bolsa negra , la cual jamás  me regresaron y consistente en zapatos de piel, ropa interior, cinturón de piel, una chamarra de pluma de ganso color verde con capucha, camiseta y pantalón, todo con valor aproximado de $ 4,500.00 (cuatro mil quinientos pesos) entregándome un pants, una sudadera azul y unos tenis blancos, misma vestimenta que tenían puesta los 18 policías estatales detenidos, y con los cuales, yo no tenía alguna relación con ninguno, y además de mi  corporación de los 120 elementos a mi mando ninguno fue detenido o siquiera mencionado en mi caso, lo que demuestra que todo este operativo para mi detención, ya estaba deliberadamente maquinado en mi contra, sin saber por quién o por quienes  fue ordenado todo esto, y la cantidad total  sustraída a mi persona en dinero en efectivo y artículos personales aproximadamente de veintiún mil trescientos pesos.


LOS NOMBRES DE LOS POLICIAS DETENIDOS ERAN: 1.-ALFREDO DURÁN ARROYO, 2.-JESÚS CARLOS FLORES RIVERA, 3.-GREGORIO DE JESÚS PÉREZ, 4.-YADIRA IVETH TENORIO SÁNCHEZ , 5.-ARTURO PÉREZ CIGARROA, 6.-JOSÉ DAVID ARRAZATE SERRANO, 7.-ERIKA MALDONADO GÓMEZ, 8.-MÓNICA RODRÍGUEZ GARCÍA, 9.-FRANCISCO JAVIER VÁZQUEZ CARMONA, 10.-ADRIANA SÁNCHEZ JIMÉNEZ, 11.-LUIS ÁNGEL MARTÍNEZ DOMÍNGUEZ, 12.-ÁNGEL LUIS MARÍN CARMONA, 13.-JOSÉ AGUSTÍN LÓPEZ LAGUNES, 14.-JOSÉ MANUEL MARTÍNEZ PERALTA, 15.-PEDRO LÓPEZ CONTRERAS, 16.-JORGE ESTEBAN CRUZ,  17.-JUAN CARLOS BENÍTEZ YÁÑEZ  18.- BRUNO ALEJO NOÉ.


Ya cuando me vestí, me volvieron a esposar y me condujeron hasta la fila donde estaban las 19 personas ya mencionadas, ubicándome en la cabeza de la fila, hasta donde llego personalmente el Secretario de Seguridad Pública del Estado de Veracruz de nombre Arturo Bermúdez Zurita, y al querer voltear a verlo, ya que se puso a mis espaldas, me manifestó de manera amenazante, “no voltees cabron, con que tu eres el hijo de la chingada que corrió al Director de la policía de Coatepec, ahorita vas a ver quién manda en la policía, aquí la única policía chingona es la estatal” y de momento sentí un golpe sobre el costado derecho que me dejo sin aliento, por lo que caí al suelo, procediendo a levantarme un ayudante del Secretario que ahí se encontraba, y de nueva cuenta me volvió a golpear esta vez no me caí, por lo que su auxiliar, un capitán de nombre OSCAR SANCHEZ TIRADO textualmente le dijo “péguele en esta parte jefe, aquí cualquiera se dobla”, y procediendo este ayudante a darme un golpe sobre la parte lumbar, el cual nuevamente me hizo caer al suelo sin aliento, volviendo a levantarme a jalones, diciéndome textualmente “ahorita vas a ver que se siente el plomo derretido en la cabeza, a ver si así hablas hijo de la chingada”, y así sin más se retiraron, dándose cuenta de esto, los 18 policías antes mencionados, y estando presentes además los elementos de la SIEDO y de la Marina, sin que intervinieran para evitar ese abuso por parte de las personas señaladas.


Al auxiliar del Secretario de Seguridad Pública que me golpeo, físicamente ya lo conocía, ya que  siempre había trabajado en el Gobierno del Estado de Veracruz, pero no sabía su nombre, pero si lo ubique.


Y hasta este punto, mi detención seguía siendo arbitraria, inconstitucional, sin que se justificara o me mostraran alguna orden de aprehensión o algún otro pedimento legal girado por alguna autoridad judicial competente que fundara y motivara mi aprehensión.


AQUÍ DE IGUAL MANERA, EL SECRETARIO DE SEGURIDAD PÚBLICA ARTURO BERMUDEZ ZURITA Y SU AYUDANTE EL CAPITÁN OSCAR SANCHEZ TIRADO, INCURRIERON EN DIVERSOS DELITOS COMO SON, TORTURA, ABUSO DE AUTORIDAD, LESIONES, AMENAZAS E INTIMIDACIÓN, VIOLANDO DE MANERA IMPUNE MIS DERECHOS FUNDAMENTALES Y LA GARANTÍAS CONSTITUCIONALES QUE PROTEGEN ESTOS DERECHOS, TODO ESTO EN UN LAPSO DE 35 0 40 MINUTOS.


Aclaro que a partir de la llegada al Cuartel de San José en la ciudad de Xalapa, Veracruz, siempre  y por todo el tiempo, estuve acompañado de los 18 policías estatales detenidos, hasta el tiempo en que fuimos puestos a disposición del Ministerio Público Federal en las instalaciones de la SIEDO en la ciudad de México Distrito Federal, y que con toda la verdad, y como posteriormente se demostró, fue una incriminación basada en falsedades de declaraciones y pruebas sembradas, por parte de los elementos de la Marina Armada de México y de la Secretaria de Seguridad Pública del estado de Veracruz, es por ello que narro paso a paso como se fueron dando los hechos.


Del Cuartel de San José salimos hacía el aeropuerto del Lencero, ubicado en el Municipio de Emiliano zapata, Veracruz, a las 19:15 horas aproximadamente, en mi caso, y el de las cuatro mujeres policías, fuimos trasladados y custodiados en una  camioneta blanca a cargo de la SIEDO, en la cual, las 4 mujeres policías me preguntaban que como me sentía de mis lesiones, ya que se dio cuenta de cómo fui golpeado por las dos personas antes señaladas, inclusive, una de ellas me dijo que me recargara en ella, ya que como íbamos con las manos esposadas hacia atrás, cuando la camioneta daba alguna vuelta, no me podía detener y con el esfuerzo que hacía, se me dificultaba respirar, fuera de eso, no se suscito algún otro incidente, y este trayecto duro aproximadamente 35 o 40 minutos.


Llegamos al aeropuerto del Lencero aproximadamente a las 20:00 horas, en donde antes de subirnos al  avión, fuimos vendados de los ojos, y así, uno por uno, fuimos conducidos por los marinos al avión y cuando a mi me llevaban, uno de los marinos les dijo a los demás, “con cuidado que este viene lastimado”, sobre esto, un elemento de la Marina, durante el careo entre ellos y mi persona, declaró “que cuando salimos del cuartel de San José yo ya venía lesionado”, y lo cual consta en el expediente de esta causa, y ya me ayudaron a subir, en el traslado de los vehículos al avión, transcurrieron aproximadamente  15 minutos, todo esto, sin que se suscitara algún incidente.


Sobre este punto quiero aclarar, que ya estando arriba del avión, los elementos de la Marina Armada de México, con amenazas y prepotencia, nos gritaban que mantuviéramos la cabeza entre las piernas y que no habláramos para nada, por lo cual, con el desconcierto y el temor de saber hacia donde nos llevaban, nadie hablo absolutamente nada.


Comento de manera detallada todo esto, porque en el parte que elaboran estos elementos de la Marina Armada de México, en una parte manifiestan textualmente que “UNA VEZ QUE SE CONSULTO LA INDAGATORIA PGR/SIEDO/UERIAV/080/2012, LOS SUSCRITOS, CON DEMÁS PERSONAL DE INFANTERIA DE MARINA, SE PROCEDIO A LA LOCALIZACION DE “CITADAS PERSONAS”, UBICANDO QUE TODAS ESTAS PERSONAS PERTENECEN A LA SECRETARIA DE SEGURIDAD PUBLICA DEL ESTADO DE VERACRUZ, Y POR INFORMACION DE CITADA SECRETARIA, 19 ELEMENTOS (ENTRE ELLOS YO, QUE ACLARO, NO PERTENECIA A LA SECRETARIA DE SEGURIDAD PUBLICA, SINO A LA POLICIA MUNICIPAL DE LA CIUDAD DE COATEPEC, VERACRUZ, COMO DIRECTOR DE LA MISMA), QUE VIENEN EN LA ORDEN DE LOCALIZACION Y PRESENTACION, ESTAN DESEMPEÑANDO SERVICIO EN EL MUNICIPIO DE XALAPA, (A MI ME DETUVIERON EN COATEPEC, VER), POR LO QUE SE COORDINO CON LAS AUTORIDADES DE LA SECRETARIA DE SEGURIDAD PUBLICA DEL ESTADO DE VERACRUZ, A FIN DE QUE SE CONCENTRARAN ESTOS ELEMENTOS EN EL PATIO DEL CUARTEL DE SEGURIDAD PUBLICA EN XALAPA, VERACRUZ, RAZON POR LA CUAL, CON FECHA 22 DEL MES DE SEPTIEMBRE DEL AÑO EN CURSO, APROXIMADAMENTE A LAS 16:00 HORAS, NOS PRESENTAMOS LOS SUSCRITOS CON DEMÁS PERSONAL DE INFANTERIA DE MARINA, EN DICHO LUGAR EN DONDE NOS PRESENTAMOS Y NOS IDENTIFICAMOS COMO ELEMENTOS DE LA ARMADA DE MEXICO, INDICANDLES EL MOTIVO DE NUESTRA PRESENCIA, Y QUE EXISTIA UNA ORDEN DE PRESENTACION POR PARTE DE LA AUTORIDAD FEDERAL, PROCEDIENDOSE A IDENTIFICAR PERSONA POR PERSONA, SIENDO ESTOS LOS SIGUIENTES.


En este punto quiero aclarar las siguientes falsedades en que incurrieron los elementos de la Marina Armada de México:


Primero.-ellos mencionan que se presentaron en el Cuartel de San José a las 16:00 horas, y que los 19 detenidos ya estábamos concentrados en el cuartel de San José, lo cual es una falsedad, ya que como lo mencione anteriormente, yo fui detenido en la ciudad de Coatepec, Ver., a las 17:45 horas, es decir una hora y cuarenta y cinco minutos después de que según, estaba yo concentrado en el cuartel de San José, y los Marinos siempre negaron haberme detenido ellos.


Segundo.-yo no pertenecía a la Policía Estatal del estado de Veracruz, yo laborada como Director de la Policía Municipal de la ciudad de Coatepec, Veracruz, pero siempre afirmaron que era yo elemento de la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Veracruz.


Tercero.-en su informe manifiestan que HECTOR MANUEL RIVEROS HERNANDEZ, refirió ser integrante de “Los Zetas”, colaborando como halcón, además de ser  policía del Estado de Veracruz.


Cuarta.-en la lista que presentan de los 19 policías estatales y yo, a todos nos ponen como integrantes de “Los Zetas” y como halcones, pero todo esto, son falsedades que ellos plasman en su informe, toda vez que nadie de nosotros, hicimos declaración alguna ante ellos, pero en los careos durante el proceso, al inquirirles sobre el porqué señalan que formamos parte del grupo delictivo mencionado, estos manifestaron que “durante el vuelo de la ciudad de Xalapa, Veracruz, a la de México, Distrito, Federal, ellos escucharon que veníamos hablando entre nosotros que éramos integrantes del grupo delictivo antes señalado”.


Como se verá, aquí existe una grave falsedad de declaración ante la autoridad judicial, y considerada como delito, máxime que se comete por servidores públicos con el fin de cometer una vil incriminación, y además, las declaraciones que hubiéramos hecho ante ellos, si de verdad hubiera sido, no tendrían que haberlas tomado en cuenta el Ministerio Público Federal, pero como ya estaba todo premeditado para llevar a cabo esta incriminación, el funcionario federal le dio validez legal para inculparnos.


Quinta.-en el mismo informe, y de manera cómplice con el Secretario de seguridad Publica y el Capitán Oscar Sánchez Tirado, los elementos de la Marina armada de México, manifiestan que: “es de abundar que en el trayecto a estas instalaciones, citada persona, trato de correr cuando se iba a subir a un vehículo oficial después de descender del avión, tratando de correr, en el momento que se le iba a esposar por seguridad, y al tratar de hacerlo fue sometido por los suscritos, derribándolo al suelo, para poder esposarlo para su seguridad, quedando asentado en el certificado médico las lesiones que se realizo por dicho sometimiento”.


Esta es otra más de las falsedades plasmadas en el parte informativo de los Marinos, toda vez que como detallo líneas antes, desde que nos subieron al avión en el aeropuerto del lencero, íbamos con la cara cubierta y esposados con las manos hacia atrás, por lo que no era posible que me tratara de dar a la fuga en estas condiciones, y mucho menos teniendo fracturadas las costillas que me impedían cualquier movimiento brusco.


Las lesiones que me fueron infringidas por los elementos de la Policía Estatal, su titular y su ayudante, y que constan en el expediente médico levantado en el Centro Nacional de Arraigo, es que a causa de estas agresiones, me fueron rotas las costillas del lado derecho, todo lo contrario a lo que mencionan los Peritos Médicos Oficiales, dependientes de la Marina Armada de México, Doctores KARLA CORRAL GONZZALEZ, JOSE ANTONIO DE LA PORTILLA PEREZ, EDUARDO VALLE ROBLEDO Y MARIA DE LOURDES JUAREZ SARMIENTO, quienes refieren en su informe que: “presenta escoriaciones en las siguientes regiones, de cero punto cinco centímetros de longitud en cara posterior del carpo derecho, de cero punto tres centímetros en borde cubital tercio distal del antebrazo izquierdo, de uno punto cinco por uno centímetros en rodilla izquierda, de un 0 punto cinco en rodilla derecha y de uno punto cinco centímetros de longitud en cara tercio medio de pierna izquierda, equimosis vinosa de uno punto cinco por un centímetro en región temporo mandibular derecha, otra de siete por tres centímetros a la derecha de la línea media abarcando región frontal ciliar hasta el arco cigomático, otra violácea de catorce por siete centímetros en tórax anterior derecho a un centímetro po fuera de la tetilla. Desde el punto de vista clínico se encuentra sin crepitación de parrilla costal con arcos de movilidad conservados amplexion y amplexacion normales si datos de dificultad respiratoria.


Es decir, ahí se manifiesta que yo no presentaba fractura de las costillas, otra falsedad mas plasmada en el parte informativo de los elementos de la Marina Armada de México.


Todavía, en fecha 23 de septiembre del 2012, los elementos PEDRO SANTIAGO MARTINEZ, DAVID GUTIERREZ GODINEZ, LUIS SANTIAGO OCHOA SERRANO Y EDGAR OCTAVIO MARQUEZ VILLARREAL, ratifican todas esta mentiras plasmadas en su parte informativo.


Para concluir en este punto, solo LUIS SANTIAGO OCHOA SERRANO, durante el careo entre mis aprehensores y yo, se sostuvo en su declaración, ya que los demás simple y llanamente manifestaron que nos les constaban los hechos plasmados en el parte informativo, y que si habían firmado había sido por orden de su superior, sin palabras.


El día 23 de septiembre del 2012, a través de los medios impresos y electrónicos, tanto a nivel local, estatal y nacional, fuimos exhibidos como los peores criminales y vinculados a un grupo de la delincuencia organizada, y esto, mucho antes, casi 12 horas, de ser puestos a disposición de las autoridades correspondientes, por parte tanto de la Marina Armada de México como de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Veracruz, violando de manera impune nuestro derecho a la presunción de inocencia, ocasionándonos con esto graves daños de consecuencias irreparables, tanto físicas como psicológicas, independientemente de los daños morales, económicos, laborales, familiares y sociales que esta incriminación nos causo, y que hasta la fecha seguimos sufriendo, sin que ninguna autoridad haga caso a nuestras quejas y denuncias, estas son algunas notas periodísticas.


Diario la Voz de la Región.- Coatepec, ver., 23 de septiembre del 2012


RIVEROS
1.- Reza el refrán que "mal empieza la semana para el que ahorcan en lunes". Para el ayuntamiento de Coatepec han sido, al menos los últimos tres días, difíciles, por calificarlos de alguna manera. Sin duda alguna el golpazo más fuerte fue la noche del sábado, cuando con documentos en mano, mandos y elementos de la Marina Armada de México llegaron al Palacio Municipal, mientras afuera en el Parque se disfrutaba la coronación de Jessica I, reina infantil con su Corte Real, del festival San Jerónimo 2012.


La presencia de los Marinos obedecía a una orden federal para presentar al Subdirector del área de Policía en el ayuntamiento Héctor Manuel Riveros Hernández. Un hecho de esa naturaleza y calibre deja estupefacto a cualquiera. Contra esa clase de documentos y "enviados" nadie, absolutamente nadie, puede o quiere hacer algo. Héctor Riveros salió del Palacio, escoltado por Marinos, subió a la unidad oficial, y sin más fue añadido, ahora lo sabemos de forma oficial, a un grupo de más 30 personas, todas pertenecientes a diversas corporaciones policiacas, para ser investigadas.


Sobra decir que el resto de lo que quedaba al sábado y todo el domingo, hubo tensión, telefonazos, comentarios, nerviosismo. Ya el domingo al medio día la encomienda dictada fue: "hay que ver quién sustituye a Héctor". El comentario daba escalofrío. Era obvio que se entendía que "el retorno" de Riveros estaba en duda.


En ese sentido hay que decir que aunque cueste trabajo, no se deben adelantar juicios, ni se debe dar lugar a la especulación y al amarillismo. La Marina Armada de México ejecuta dentro del Programa "Veracruz Seguro" una serie de investigaciones en carácter de "inteligencia", que no es otra cosa que información considerada "reservada" o la tan famosa "top secret" que se presentan en las películas. El caso es que cuando alguna de esas líneas de "inteligencia" mencionan un nombre, la Marina opta por extender redes de investigación, pero ello no quiere decir, y hay que dejarlo en claro, que a fuerza todos los presentados por La Marina, o detenidos, como se les denomina, deban ser culpables de lo que se les achaque.
Y pruebas hay: por ejemplo, la redada efectuada en el Estado de Michoacán el 26 de mayo de 2009, cuando Fuerzas Federales irrumpieron en un magno operativo para detener a 27 funcionarios municipales, principalmente presidentes municipales a quienes se les señalaba por los presuntos delitos de nexos con el narcotráfico y otros. El operativo, que fue bautizado por la prensa nacional como "el michoacanazo", en septiembre de 2011 escribió sus últimas líneas, al ser liberados por los jueces, los últimos alcaldes que permanecían detenidos. De ese impresionante operativo que sacudió a todo México y aún más allá de las fronteras, al final, ninguno de los detenidos resultó tener algún nexo con la delincuencia organizada. Las fuerzas federales también se equivocan.


Por eso, en el caso de Héctor Riveros, habrá que esperar el desarrollo, avance y resultado de las investigaciones que se realizan. Da, en un plano estrictamente relativo, un poco de tranquilidad el saber que La Marina Armada de México se ha comportado con mucha transparencia en este caso concreto. Por ejemplo, el haber emitido un boletín con el nombre de todos los presentados apenas 24 horas posteriores a los operativos, lo que en la materia es tiempo récord, pues hay operativos que los boletinan a los 5 o 6 días, sin contar claro los operativos que jamás son boletinados.


Dicha acción de informar, en primer lugar les quita el miedo y la incertidumbre a los familiares de los detenidos, que en muchos casos, tienen que enfrentarse a verdaderos viacrucis en la búsqueda de sus consanguíneos. Aquí no fue así. Se ha hecho oficial en dónde y con quién están sus familiares y en segundo lugar avienta esa esperanza de que el procedimiento que llevó a Héctor a ser requerido por las fuerzas federales, es en realidad un proceso justo, recto y apegado al Derecho.


Obvio que viene la parte más difícil de sobrellevar: la espera. La familia tendrá que esperar, las autoridades estatales tendrán que esperar, las autoridades municipales tendrán que esperar y la prensa, tendrá que esperar resultados concretos y con la misma calidad de oficialidad, para poder dar a conocer a la opinión pública. Pero, insisto, aunque en la teoría sería la parte más simple, se trata en realidad de la parte más complicada: esperar.


Operaciones en Jalapa y San Luis Potosí; los trasladan a la SIEDO, en la ciudad de México
Captura la Marina a 35 policías de Veracruz por presunto nexo con zetas
EIRINET GÓMEZ. Corresponsal Periódico La Jornada


Jalapa, Ver., 24 de septiembre. Elementos de la Secretaría de Marina detuvieron en San Luis Potosí y en Jalapa a 35 agentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Veracruz –entre ellos cuatro mujeres– por presuntos vínculos con el cártel de Los Zetas.
La Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la Procuraduría General de la República (PGR) pidió a la Secretaría de Marina la localización y presentación de los policías, de acuerdo con el oficio SIEDO/UEIARV/13531/2012), fechado el 20 de septiembre.
La Marina detalló que, en coordinación con la SSP, personal de infantería capturó el 22 de septiembre en el aeropuerto de San Luis Potosí a 16 policías que laboraban en los límites de ese estado con Veracruz, y a 19 en Jalapa, la capital veracruzana.
Los detenidos en San Luis Potosí son Evaristo Ruano Nolasco, Abad Rodríguez Vargas, Calixto Garrido Cuevas, Erasmo Barrios Ibarra, Edgardo Daniel de la Cruz García, José Agustín Conde Durán, José Israel Sánchez Domínguez, Dimas Moguel Cabrera, Albertino Ramos Hernández, Erick Buendía García, Daniel Ortega Duraán, Pascual García García, Horacio Ortiz Reyes, Juan Jovani Anzures Martínez y/o Juan Giovanni Ansúrez Martínez, Rosalino Velasco Hernandez y Osvaldo Carlos Flores Rodríguez.
En Jalapa fueron aprehendidos Alfredo Durán Arroyo, Jesús Carlos Flores Rivera, Gregorio de Jesús Pérez, Yadira Iveth Tenorio Sánchez y/o Yadira Ivette Tenorio Sánchez, Arturo Pérez Cigarroa y/o Arturo Cigarroa Pérez, José David Arrazate Serrano, Érika Maldonado Gómez, Mónica Rodríguez García, Francisco Javier Vázquez Carmona, Adriana Sánchez Jiménez, Luis Ángel Martínez Domínguez, Ángel Luis Marín Carmona, José Agustín López Lagunes y/o Agustín López Lagunes, José Manuel Martínez Peralta, Héctor Manuel Riveros Hernández, Pedro López Contreras, Jorge Esteban Cruz, Juan Carlos Benítez Yáñez y Bruno Alejo Noé y/o Noé Bruno Alejo.
De acuerdo con fuentes no oficiales, 19 policías fueron detenidos en Jalapa alrededor de las 22 horas del sábado, durante un allanamiento de la Marina al cuartel San José.
Los 35 policías fueron trasladados a la ciudad de México y presentados ante el agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la SIEDO.


Comunicado de Prensa 185/2012 LA ARMADA DE MÉXICO ASEGURA A 35 POLICÍAS DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DE VERACRUZ

la semar asegura a 35 policias de la secretaria de seguridad publica de veracruz
  • Requeridos por SIEDO, por su presunta colaboración con "Los zetas"
  • De los 35, cuatro son mujeres.
México, D.F., 24 de septiembre de 2012.- La Secretaría de Marina informa el aseguramiento de 35 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Veracruz, en San Luis Potosí y en Xalapa, Veracruz.

La Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) en el oficio SIEDO/UEIARV/13531/2012 de fecha 20 de septiembre de 2012, le solicitó a esta institución la localización y presentación de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Veracruz.

Con base a dicho requerimiento, y una vez consultada la indagatoria PGR/SIEDO/UEIARV/080/2012, en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Veracruz, personal de Infantería de Marina aseguró el día 22 de los corrientes en el aeropuerto de San Luis Potosí a 16 elementos que laboraban en los límites de dicho estado con Veracruz, y otros 19 en Xalapa, Veracruz, todos ellos se desempeñaban como policías en la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz y presuntamente colaboraban con la organización delictiva de "Los zetas".

Los elementos asegurados en San Luis Potosí son: Evaristo Ruano Nolasco, Abad Rodríguez Vargas, Calisto Garrido Cuevas, Erasmo Barrios Ibarra, Edgardo Daniel de la Cruz García, José Agustín Conde Durán, José Israel Sánchez Domínguez, Dimas Moguel Cabrera, Albertino Ramos Hernández, Erick Buendía García, Daniel Ortega Duran, Pascual Garcia Garcia, Horacio Ortiz Reyes, Juan Jovani Anzures Martínez y/o Juan Giovanni Ansurez Martínez, Rosalino Velasco Hernandez y Osvaldo Carlos Flores Rodriguez.

Los asegurados en Xalapa, Veracruz son: Alfredo Durán Arroyo, Jesús Carlos Flores Rivera, Gregorio de Jesús Pérez, Yadira Iveth Tenorio Sánchez y/o Yadira Ivette Tenorio Sánchez, Arturo Pérez Cigarroa y/o Arturo Cigarroa Pérez, José David Arrazate Serrano, Erika Maldonado Gómez, Mónica Rodríguez García, Francisco Javier Vázquez Carmona, Adriana Sánchez Jiménez, Luis Ángel Martínez Domínguez, Ángel Luis Marín Carmona, José Agustín López Lagunes y/o Agustín López Lagunes, José Manuel Martínez Peralta, Héctor Manuel Riveros Hernández, Pedro López Contreras, Jorge Esteban Cruz, Juan Carlos Benítez Yáñez y Bruno Alejo Noe y/o Noé Bruno Alejo  

Los 35 elementos fueron trasladados a esta ciudad, y presentados ante el Agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada.
NOTICIAS MVS.-
En un operativo sorpresa realizado este fin de semana, 35 policías estatales pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno de Veracruz, fueron detenidos por efectivos de la Armada de México por su presunta colaboración con el grupo delictivo “Los Zetas”, informó la Secretaría de Marina (Semar).
De acuerdo con la Semar, la captura se realizó en cumplimiento de diversas órdenes presentación y localización giradas por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR dentro de la averiguación previa radicada en el expediente PGR/SIEDO/UEIARV/080/2012.
Para solicitar el apoyo de las fuerzas federales, la Unidad Especializada en Investigación de Asalto y Robo de Vehículo (UEIARV) de SIEDO emitió un oficio de colaboración el pasado 20 septiembre, identificado con las siglas SIEDO/UEIARV/13531/2012 , en el cual se señalaba que los policías implicados presuntamente colaboraban con “Los Zetas”.
De esta manera, el pasado sábado 22 de septiembre fueron detenidos 19 policías estatales de Veracruz que laboraban en el municipio de Xalapa, mientras que los 16 elementos restantes fueron apresados en el aeropuerto de San Luis Potosí donde habían sido citados por los mandos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.
Estos 16 policías estatales trabajaban en los límites de San Luis Potosí y Veracruz, por lo que era más fácil concentrarlos en la primera entidad, con el argumento de que iban a recibir un curso de capacitación.
Entre los 35 servidores públicos asegurados, se encuentran cuatro mujeres que presuntamente estaban vinculadas con “Los Zetas”.
Una vez que personal naval retuvo a los 35 policías estatales del gobierno de Veracruz, personal naval se encargó de trasladarlos desde ambas entidades hasta la Ciudad de México, donde finalmente ya fueron puestos a disposición de la SIEDO esta madrugada para que rindan su declaración ministerial sobre las imputaciones que se les hacen.
De acuerdo con la Secretaría de Marina, los policías detenidos en San Luis Potosí fueron identificados como Evaristo Ruano Nolasco, Abad Rodríguez Vargas, Calisto Garrido Cuevas, Erasmo Barrios Ibarra, Edgardo Daniel de la Cruz García, José Agustín Conde Durán, José Israel Sánchez Domínguez y Dimas Moguel Cabrera.
En esa misma entidad, fueron asegurados Albertino Ramos Hernández, Erick Buendía García, Daniel Ortega Duran, Pascual Garcia Garcia, Horacio Ortiz Reyes, Juan Jovani Anzures Martínez y Rosalino Velasco Hernandez y Osvaldo Carlos Flores Rodriguez.
En tanto, los asegurados en Xalapa, Veracruz son Alfredo Durán Arroyo, Jesús Carlos Flores Rivera, Gregorio de Jesús Pérez, Yadira Iveth Tenorio Sánchez Arturo Pérez Cigarroa, José David Arrazate Serrano, Erika Maldonado Gómez, Mónica Rodríguez García, Francisco Javier Vázquez Carmona y Adriana Sánchez Jiménez.
En la misma situación jurídica, se encuentran Luis Ángel Martínez Domínguez, Ángel Luis Marín Carmona, José Agustín López Lagunes, José Manuel Martínez Peralta, Héctor Manuel Riveros Hernández, Pedro López Contreras, Jorge Esteban Cruz, Juan Carlos Benítez Yáñez y Bruno Alejo Noe. 
En este sentido, la Semar recordó que será responsabilidad de los fiscales de PGR definir la situación jurídica de los 35 policías estatales del gobierno de Veracruz, actualmente a cargo del priista Javier Duarte de Ochoa.
Diario de Xalapa.-25 de septiembre de 2012.-Redacción/Diario de Xalapa
Policiaca.-Detienen a 35 policías; los vinculan a narcos
Están a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada.
Xalapa, Veracruz.- Elementos de la Secretaría de Marina Armada de México en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública del Estado detuvieron a 35 elementos de la Policía de Veracruz vinculados presuntamente a actividades ilícitas ligadas a "los Zetas".
Las capturas se habrían efectuado, según dio a conocer el gobierno de Veracruz, en una acción conjunta realizada por la Marina y Seguridad Pública en los estados de San Luis Potosí y la capital del estado de Veracruz, contra policías en activo de la Secretaría de Seguridad Pública, algunos de ellos recontratados luego de la extinción en mayo del año pasado de la Policía Intermunicipal Xalapa-Banderilla-Tlalnehuayocan.
Por este caso, la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), en el oficio SIEDO/UEIARV/13531/2012, con fecha 20 de septiembre de 2012, solicitó a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado la localización y presentación de los elementos.
Finalmente, en cumplimiento a este requerimiento a través de la investigación PGR/SIEDO/UEIARV/080/2012, en una acción conjunta el 22 de septiembre en el aeropuerto de San Luis Potosí se procedió a la detención de 16 elementos que laboraban en los límites de dicha entidad con Veracruz, así como a otros 19 policías en Xalapa, entre los que figuran algunas mujeres, a quienes se les señala presuntamente de colaborar para la organización delictiva "los Zetas".
Se dio a conocer que se trata de los elementos Evaristo Ruano Nolasco, Abad Rodríguez Vargas, Calixto Garrido Cuevas, Erasmo Barrios Ibarra, Edgardo Daniel de la Cruz García, José Agustín Conde Durán, José Israel Sánchez Domínguez, Dimas Moguel Cabrera, Albertino Ramos Hernández, Erick Buendía García, Daniel Ortega Durán, Pascual García García, Horacio Ortiz Reyes, Juan Giovanni Anzures Martínez, Rosalino Velasco Hernández y Oswaldo Carlos Flores Rodríguez, detenidos en San Luis Potosí.
En Xalapa fueron detenidos en otra acción los policías Alfredo Durán Arroyo, Jesús Carlos Flores Rivera, Gregorio de Jesús Pérez, Yadira Iveth Tenorio Sánchez, Arturo Pérez Cigarroa o Arturo Cigarroa Pérez, José David Arrazate Serrano, Ericka Maldonado Gómez, Mónica Rodríguez García, Francisco Javier Vásquez Carmona, Adriana Sánchez Jiménez, Luis Ángel Martínez Domínguez, Ángel Luis Marín Carmona, José Agustín López Lagunes, José Manuel Martínez Peralta, Héctor Manuel Riveros Hernández, Pedro López Contreras, Jorge Esteban Cruz, Juan Carlos Benítez Yáñez y Bruno Alejo Noé o Noé Bruno Alejo.
Algunos de los policías detenidos tenían cargos como jefes de sector en la extinta Policía Intermunicipal Xalapa-Banderilla-Tlalnehuayocan y se enlistaron para ser recontratados por la nueva Policía Estatal.
Los 35 elementos fueron trasladados a esta ciudad y presentados ante el agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría Especializada en delincuencia organizada.
Como se verá, esto fue un daño de consecuencias irreparables, violando de manera impune mi derecho a la presunción de inocencia.
De  todos esto, quiero asentar cronológicamente paso por paso y calculando los tiempos aproximados, para establecer tres puntos esenciales; los cuales manifiesto más adelante, y que desvirtuaba lo que los Marinos Armada de México, informaban en un parte plagado de falsedades, inconstitucional como prueba y además tendencioso y ruin, para incriminarme en un hecho delictivo en el que jamás participe, tal y como quisieron hacerlo parecer mis aprehensores.


22 de septiembre del 2012


17:45 horas, momento de mi detención.


17:50 a 18:20 horas., traslado de Coatepec,  a Xalapa, Veracruz, hasta el Cuartel de San José.


18:30 a 19:15 horas permanecí en el Cuartel de San José.


19:15 a 20:00 horas, traslado del Cuartel de San José al Aeropuerto del Lencero, Veracruz.


20:00 a 20:15 horas, traslado de los vehículos en que íbamos hasta el  avión.


20:15 horas salida del avión hacia la ciudad de México, D.F.


21:15 horas llegada del avión a la ciudad de México y traslado del avión a un autobús, que tardo aproximadamente 15 minutos.


21:30 horas, salida del aeropuerto hacía un lugar desconocido y llegada a este lugar, donde permanecimos hasta las 13:30 horas p. m.


23 de septiembre del 2012


13:30 horas salida del lugar desconocido (instalaciones de la Secretaria de Marina Armada de México) hasta llegar a las instalaciones  de la SIEDO (hoy  SEIDO) Subsecretaria Especializada en Investigación en Delincuencia Organizada tardando este traslado aproximadamente 30 minutos.


14:00 horas, llegada hasta las instalaciones de la SIEDO.


14:10 horas puesta a disposición ante el Ministerio Público Federal, después de 18 horas desde mi detención, tal y como consta en el parte informativo de los elementos de la Marina Armada de México, en oficio sin número, de fecha 23 de septiembre del 2012.
     
Ya en las instalaciones de la SEIDO, y aún custodiado por los marinos, en mi caso empezaron a someterme a varios estudios, como son, toxicológicos, a través de pruebas de sangre y de orina, médico general, consistente en una revisión corporal completamente desnudo ante doctoras y enfermeras y de la manera más denigrante, para verificar si tenía yo cicatrices o tatuajes, pruebas de escritura y de voz, así como de toma de fotos y de huellas dactilares, obligándome a firmar las hojas de consentimiento para que se me realizaran dichas pruebas, siempre de manera amenazante e intimidatoria, y lo que es  más violatorio a mis derechos, garantías y normas del procedimiento, es que esto, me fue  realizado mucho antes de que se me tomara mi declaración preparatoria, en la que se  demostrara  mi culpabilidad en algún hecho delictivo, privándome del derecho de la presunción de inocencia.


Todos estos estudios, también sirvieron para que de inmediato, quedara yo fichado y con antecedentes penales en el programa “Plataforma México”, dependiente de la Secretaria de Seguridad Pública Federal, causándome un gran daño moral, al quedar fichado como todo un delincuente, y sin tampoco haberme tomado mi declaración preparatoria.
       
Pero las irregularidades y violaciones a mis Derechos Fundamentales, Garantías Constitucionales y a las normas del Procedimiento Penal  seguían, y esta vez fue por parte de dos personas que me llamaron para interrogarme sobre algunos delitos cometidos en la ciudad de Xalapa, Veracruz, y en los cuales querían saber quién o quienes los habían cometidos y que además, sabían que yo había participado directamente, y en el más relevante, era que yo había participado  en la planeación de un atentado en contra del entonces candidato a la gubernatura del Estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, hechos sucedidos hace más de cuatro años, algo verdaderamente incongruente, ya que cual sería mi interés o el móvil para  participar en un hecho tan delicado como ese, no hay congruencia en todo lo que querían saber estas personas, las cuales desconozco su nombre, pero más tarde me di cuenta de que uno de ellos era un auxiliar del Agente del Ministerio Público Federal, y quién más tarde me tomaría mi declaración preparatoria, y a quién pregunte que cuál era el motivo de mi detención y solo me contesto que existía un señalamiento de dos personas en mi contra, en esos momentos, ignoraba qué quienes me habían puesto a disposición del Agente del Ministerio Público Federal eran los marinos, en base a una orden de localización y presentación, complementando esto con el parte informativo plagado de mentiras y falsedades, y de lo cual este Secretario no me comento nada, sino hasta que casi finalizaba yo mi declaración preparatoria, es decir tomo como prueba las declaraciones de los Marinos sobre que nosotros habíamos manifestado ser parte de la delincuencia organizada.


Pero ese mismo día 23 de septiembre del 2012, y aún sin tomarme mi declaración preparatoria nuevamente  fui objeto de violaciones a mis Derechos Fundamentales, Garantías Constitucionales y a las Normas del Procedimiento Penal, al permitir el Agente del Ministerio Público Federal, que un grupo de gente civil, me interrogara de manera amenazante e intimidatoria para que al igual que a las otras dos personas, les proporcionara información sobre  los asesinatos de varios periodistas en Xalapa, Veracruz, de lo cual les dije que yo no contaba con ese tipo de información, y me contestaron que si se las  proporcionaba , me ayudarían con mi problema, reiterándoles que yo nada sabía al respecto, más lo único que sacaban los medios informativos, pues después de más de casi una hora de interrogatorio y sin obtener ninguna información por no tener alguna, optaron por retirarse, dicho grupo, y al cuyo frente iba una  mujer, se identificaron como grupo “libertad de expresión”, algo verdaderamente incongruente, y todo esto contando con la complicidad de la Agente del Ministerio Público Federal.


Finalmente ya fui llamado para que se me tomara mi declaración preparatoria como a las 20:00 horas aproximadamente, es decir, 26 horas después desde mi detención, y como mencione anteriormente, fui declarado por la persona que de manera amenazante e intimidatoria me había interrogado, y quién me manifestó que había una averiguación previa en donde dos personas me señalaban de algunos hechos delictivos y que por eso me habían detenido, porque existía un oficio de investigación en mi contra.


Ahora bien, si existía una averiguación previa, y de esta se desprendía la señalada investigación en mi contra por algún supuesto delito, primeramente tenían que investigar la veracidad de los hechos denunciados o señalamientos, y si de esa investigación resultaban pruebas materiales e indicios de mi responsabilidad en esos hechos, la Agente del Ministerio Público Federal, debió solicitar la correspondiente orden de aprehensión y detenerme, pero a contrario sensu, primero me detuvieron y después me investigaron, dando como resultado que de dicha investigación, no se encontró ningún tipo de indicio que presumiera mi responsabilidad en algún hecho delictivo.


El Secretario del Ministerio Publico me puso enfrente del monitor de la computadora para que leyera lo que habían declarado dos personas en contra mía, pero le dije que no me era posible leerla, ya que como refiero anteriormente, los elementos de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado de Veracruz me habían despojado de mis anteojos, por lo que me leyó lo que textualmente dijeron mis señalantes, existiendo una gran similitud de esta declaración con la del parte informativo de los marinos, en cuanto a lo escueto y falta de elementos de tiempo, lugar, modo o circunstancia, y sin prueba material alguna.


En su declaración ministerial, una de las personas que me señala como autor de unos hechos delictivos de nombre MELITÓN VÁZQUEZ VAZQUEZ,  manifiesta que: “su detención fue realizada el día 14 de agosto del 2012, en el tianguis primero de mayo, ubicado entre las calles de Fraternidad y Francisco Vázquez de la Colonia Obrero Campesina de la ciudad de Xalapa, Veracruz, aproximadamente a las 22:00 horas, por cuatro sujetos que iban a bordo de una camioneta roja con vidrios polarizados, quienes empezaron a detonar sus armas y a golpearlo, y de los que más tarde supo eran elementos de la Marina, después fue trasladado hasta el campamento de Banderilla, Veracruz, en donde lo estuvieron torturando de varias maneras, con agua en las narices y boca, toques eléctricos, golpes, amenazas, intimidación, torturas que le afectaron física y psicológicamente, posteriormente fue trasladado a las instalaciones de la Marina Armada de México, donde estuvieron vendados y tirados en el piso (mismo modus operandi), donde de igual manera, fue sometido a esas prácticas de tortura para declararse culpable de pertenecer al grupo delincuencial de “Los Zetas”, y hacer señalamientos bajo esas torturas, de que conocía a todos los 29 policías detenidos, y que también eran parte de esa agrupación delincuencial, todo esto, fue durante los 8 días que estuvo retenido ilegalmente por parte de los elementos de la Marina Armada de México”.


Agrega en su declaración que: “Por lo que respecta a los objetos, celulares, armas de fuego, granadas, drogas, documentos y demás indicios que tengo a la vista, y que fueron señalados en la puesta a disposición, y de los cuales me exhiben impresiones fotográficas, quiero señalar que solo acepto que es de mi propiedad la cartera sin marca de color azul con la leyenda “Siempre FC Barcelona” y un celular marca Nokia color gris en regular estado de uso, lo demás lo desconozco, y a mí en ningún momento me detuvieron con armas ni drogas”.


Esta persona que me señalaba, de nombre MELITÓN VÁZQUEZ VAZQUEZ,   declara respecto de mí persona que “en relación a la foja número 11 señalo que la persona con el número 1 de municipales, es policía y recibió de manos de Didier alias “Puma”, 1 sobre con la cantidad de $ 10 mil pesos, 2 sobres por la cantidad de $ 5, 00,00 y 37 sobres por la cantidad cada uno de $ 2, 000,00 pesos, como pago por su apoyo a la organización. Esto fue hace aproximadamente dos meses, y me consta porque estuve presente al acompañar a Didier alias “Puma” a realizar dicho pago y sé que siguen operando para la organización, sujeto del que ahora se responde al nombre de Héctor Manuel Riveros Hernández”.


Este era el señalamiento al que se refería el auxiliar del Ministerio Público federal, y único en mi contra, un señalamiento sin pruebas, carente de toda legalidad, y sustentado únicamente en una declaración obtenida a base de tortura, pero que no dice, cuando, en donde, o con quien estaba yo en esos momento, toda una vil calumnia.


Esta persona que me señalaba fue detenida en compañía de otra persona de nombre JOSÉ TOMÁS SÁNCHEZ LÓPEZ, el cual en su declaración ministerial, manifiesta entre otras cosas lo siguiente: “quiero manifestar que no estoy de acuerdo con lo que dicen los Marinos, ya que a mí me detuvieron en el tianguis primero de mayo, enfrente de la clínica del ISSSTE como a las nueve de la noche, y no sé nada de los carros.


De igual manera declara que “respecto de los comandantes de la policía municipal de diversos municipios de Veracruz, no sé cómo se llaman, solo sé que le decían al de Coatepec “El Inspector”, y por el solo hecho de estar a cargo de la Policía Municipal de Coatepec Veracruz, la Agente del Ministerio Público Federal, esta imputación la hace en mi contra para sustentar mas su acusación y fundar el delito de Delincuencia Organizada, pero, aclaro, yo no era inspector ni me decían así, yo era Director de la policía del Municipio de Coatepec, Veracruz, cabe señalar que durante la presentación del material fotográfico que le presentaron, esta persona jamás me reconoció como la persona a que se refiere en su acusación en contra de un tal “Inspector”, y mucho menos refiere mi nombre, de qué manera tan tendenciosa la Agente del Ministerio Publico me imputa estas acusaciones y además sin prueba material alguna.


Las dos personas que supuestamente me señalaban, fueron detenidas juntas en el lugar arriba señalado, en su automóvil marca Nissan, el cual se encuentra ya todo desvalijado en un corralón de la SEID, y era propiedad del hermano de JOSÉ TOMÁS SÁNCHEZ LÓPEZ, los cuales, presentaron testigos presenciales de su detención, ya que los marinos en su parte informativo y para no variar en su modo de justificar sus arbitrarias detenciones amparados en el poder que la impunidad les brinda, cambian el lugar de su detención, los ponen como detenidos junto a otras dos personas, en un mismo lugar, distinto completamente a donde fueron aprehendidos, y además en un automóvil muy distinto en el que estaban al momento de su arbitraria detención.


En esta diligencia de declaración preparatoria, el Secretario me mostró mis pertenencias en la cuales faltaban los $6,000.00 pesos en efectivo, mi reloj marca citizen, mis anteojos y la cámara antes descritos tal y como lo  manifesté anteriormente, y al estar checando los números que tenía en la agenda de mis teléfonos celulares y comparando mis números con una lista que ahí tenía, y al no encontrar relación alguna, me exigió que le diera mi clave y número de cuenta de mi correo electrónico, siempre de manera amenazante e intimidatoria, y además accedí, ya que estaba consciente de que en dicha cuenta de correo, no iba a encontrar absolutamente nada, ya que no estaba relacionado en ningún tipo de hechos delictivos, lo que no lo exime de su responsabilidad en el delito de violación a las comunicaciones privadas.


Igualmente me mostro alrededor de 40 a 45 fotografías, algunas de policías y otras  de personas que recientemente habían sido detenidas y que fue del dominio público al ser exhibidas en los diferentes medios informativos, y a los cuales afirme que si los conocía por este hecho, y que además como policía tenía yo que conocerlos dado que sus fichas aparecen tanto en el internet como en el Programa de los más buscados, emitidos por la PGR como por las Policías Estatales de todo el País.


De las demás fotos, y que eran de los 35 policías detenidos, declaré que conocía solo a dos, y pude decir que a ninguno, pero no había caso mentir, no estaba yo tratando de ocultar nada, y le dije al secretario que a uno de ellos era Oswaldo Carlos Flores Rodríguez, a quién había yo conocido hacía como 13 años en Coatepec, Veracruz, cuando ambos trabajábamos en esa corporación y después jamás lo volví a ver hasta llegar a la SIEDO, el día 23 de septiembre del 2012, así mismo declare que a la otra persona que conocía era a Abad Rodríguez Vargas, a quién conocí hacia aproximadamente 9 a 10 años, cuando él trabajaba en la Delegación de Seguridad Pública del Estado de Veracruz, con sede en San Rafael, Veracruz, y yo trabajaba como Delegado de Tránsito y Vialidad en la ciudad de Martínez de la Torre, Veracruz, y que desde esas fechas, jamás lo había vuelto a ver, hasta que llegamos a la SEIDO.


Pues después de tantas preguntas en las que el secretario forzosamente me quería involucrar en algún hecho delictivo, y que jamás se dio algún indicio de ello, se terminó mi declaración preparatoria, en la que de manera rotunda negué todas las imputaciones de que era yo objeto en la averiguación previa.


Aclaro que durante esta diligencia, a petición de mi abogado defensor, fui revisado por un médico de ahí de la SEIDO, quién solo  refirió mis lesiones como golpes y escoriaciones, y para lo cual solo me dio una pastilla para el dolor, quedando asentado esto en mi declaración preparatoria, y en la cual manifesté, que personas me habían producido esas lesiones, tal y como lo refiero en este escrito.


En el certificado del médico de la SIEDO, en lo que respecta a mi persona manifiesta que: “a la inspección general, se encuentran conscientes, cooperadores, aparentemente íntegros y bien conformados, con patrón de marcha normal a excepción de HECTOR MANUEL RIVEROS HERNANDEZ, quien presenta marcha claudicante a expensas de miembro pélvico derecho en actitud libremente escogida, todos con facies no característica, refiriéndose a los demás policías detenidos”.


Además agrega,  HECTOR MANUEL RIVEROS HERNANDEZ requiere envió a unidad hospitalaria para valoración por el servicio de ortopedia, para descartar lesión ósea a nivel costal derecho y en miembro pélvico del mismo lado, por referir dolor intenso y señalar dificultad para los movimientos, se decide su envío a valoración señalada para apoyo con auxiliares diagnósticos, por lo que queda pendiente su clasificación, pero a pesar de la recomendación del médico legista, jamás se me traslado alguna institución médica para valorar mis lesiones, principalmente la fractura de las costillas.


Antes de concluir mi declaración ministerial el abogado defensor de oficio solo se concretó a realizarme algunas preguntas respecto de que si conocía a los demás policías detenidos manifestando que no, excepto a dos como ya lo relaté, y procediendo a citar alguna jurisprudencia respecto a la inconstitucionalidad de los señalamientos en mi contra.


De igual manera, durante mi declaración ministerial, jamás se mencionó que existiera algún señalamiento en mi contra por parte de algún testigo protegido, lo cual no fue hasta posteriormente cuando una persona de nombre CIRIA ALICIA FERNANDEZ ISLAS, conocida con la clave “VENUS”, me hace unas imputaciones, de lo cual relatare más adelante, aclarando que a esta persona, la utilizaron en miles de casos como tal, un ejemplo, el caso de los policías de Pachuca, aproximadamente 120, los cuales de igual manera, lograron con pruebas reales, demostrar su inocencia y obtener su libertad absoluta por falta de elementos para procesar, así es la justicia en nuestro país.


Al término de mi declaración ministerial, y después de casi 29 horas de estar incomunicado, me permitieron realizar una llamada telefónica a mi familia, sin que se me hubiera dado la oportunidad de haber nombrado persona de mi confianza o abogado defensor particular al rendir dicha declaración, sino que me fue impuesto por la Agente del Ministerio Público Federal.


Terminada mi declaración preparatoria y la de los demás policías, fuimos bajados a los separos de esas instalaciones de la SEIDO, tocándome a mí una celda junto con otros 5 policías más, de donde más tarde fuimos sacados para otra diligencia, esta vez, la de reconocimiento de  persona, pero en esos momentos no sabía yo ante quién o quienes estábamos siendo exhibidos, y en la cual, nos obligaban a decir nuestro nombre completo, apodo, clave, de dónde veníamos, lo que nos ponía en un estado de indefensión, ya que ante quien éramos exhibidos, en alguna otra diligencia y viendo como estaban sucediendo las cosas, nos podrían identificar, aún sin que nosotros jamás las hubiéramos visto, como fue en mi caso, y esta exhibición se sucedió como tres veces.


Posteriormente supimos que ante quienes fuimos expuestos eran 4 personas, PAOLO CÉSAR AGUILAR HERNÁNDEZ, LEONARDO DAVID GONZALE MORALES , JOSÉ TOMÁS SÁNCHEZ LOPEZ Y MELITÓN VÁZQUEZ VÁZQUEZ, estos dos últimos mis señalantes, eran las 4 personas civiles que primeramente habían sido detenidas, y de donde se derivo esta vil incriminación, y que detallare posteriormente, resultando de  esa diligencia, que estas personas negaron conocerme, y además mis señalantes declararon que los señalamientos en mi contra, habían sido inducidos por los marinos para incriminarme en algún hecho delictivo, siendo esta la primera prueba de que ellos fueron forzados a realizar estos señalamientos en mi contra, y además bajo tortura, y en esa diligencia, también estuvieron presentes LOS TESTIGOS PROTEGIDOS CON LAS CLAVES DE “VENUS” Y “TIBURCIO”, quienes nos vieron ahí por primera vez, y posteriormente nos hicieron los señalamientos preparados por la Agente del Ministerio Público Federal para sustentar su acusación en mi contra y sustentar su delito de delincuencia organizada.


Toda esta diligencia, está sustentada en los oficios que el Agente del Ministerio Público Federal giro al Director del Centro Nacional de Arraigo el día 23 de septiembre del 2012, para que permitiera la salida de las 4 personas civiles señaladas en el párrafo anterior para la realización de dicha diligencia, y en donde mis señalantes negaron conocerme, siendo esta la primera vez que negaban este hecho.


Esta fue la última diligencia del día 23 de septiembre del 2012, al otro día, en los mismos separos, la Agente del Ministerio Público Federal nos notifica la ampliación del término constitucional de las  48 horas, según para buscar más elementos de prueba, lo cual resulto negativo, pero aun así, y sin valorar nuestras pruebas, en mi caso, presente cerca de 30 cartas de recomendación de personas que conocen mi trayectoria laboral como servidor público, así como de mi vida privada, en su mayoría también funcionarios públicos del gobierno del Estado de Veracruz, pero la Agente del Ministerio Público Federal no las tomó en cuenta, pese a que él, es el que tiene la carga de la prueba no el indiciado de acuerdo al artículo 21 Constitucional, y legalmente este no tenía ninguna prueba contundente en mi contra, y aun así, tomo una determinación aberrante y violatoria en contra de mis Derechos Fundamentales, Garantías Constitucionales y además de las Normas  que rigen todo Procedimiento penal.


El día 27 de septiembre de ese mismo año del 2012, al concluir el término ampliado, la Agente del Ministerio Publico ahí mismo en los separos, me notifica que quedo arraigado por un término de 30 días, sin que existieran  indicios o se presumiera que existían pruebas que  demostraran mi participación en algún hecho delictivo, por lo tanto, ese mismo día me trasladan al Centro Nacional de Arraigo en esa ciudad de México, Distrito Federal, donde al llegar, inmediatamente fui objeto de estudios similares a los practicados en las instalaciones de la SEIDO, y de la misma manera, quedando en este Centro Nacional de Arraigo, fichado como un vulgar delincuente por segunda ocasión.


En ese lugar, nuevamente me fueron practicados esos inconstitucionales estudios, fui conducido al cuarto piso, en donde me asignaron una estancia, de la cual no recuerdo el número, pero ahí se encontraban otras 5 personas arraigadas, las cuales me preguntaron de donde venía y el motivo por el  que estaba ahí, cuando les dije que iba de Xalapa, Veracruz, uno de ellos me dijo, pues aquí también está un paisano tuyo, señalando a una persona que estaba acostada al fondo de la estancia, la cual solo me miró pero no dijo nada, y yo que iba cansado, sucio y con el dolor de mis lesiones, solo acate a tomar un baño y acostarme a dormir hasta el otro día, manifestando que  durante mi arraigo, para bajar a tomar mis alimentos que era en la planta baja, tenían que  bajarme en el  elevador tres veces al día debido a que no podía moverme con facilidad, y mi estancia estaba en el tercer piso.

Ya al otro día, más descansado y limpio, ya comenzamos a platicar con más confianza con las otras personas arraigadas, y uno de ellos era precisamente JOSÉ TOMÁS